La Cruz de Tormentas de Caravaca


Lo que hoy nos ocupa está a medio camino entre la devoción y la superstición: la Cruz de Caravaca como amuleto protector, en concreto como protector de las tormentas. La devoción por la Cruz de Caravaca viene desde el siglo XIII y fue difundida por el mundo Cristiano por los Jesuitas como protector ante los ataques musulmanes. En concreto las que hoy reproducimos en las fotografías son las protectoras de las tormentas, según nos comentaba hace un tiempo desde la web http://www.cruzdecaravaca.com se llevan haciendo desde el siglo XV y se conocen como Cruces de tormenta.

Cruz de Caravaca amuleto de tormentas anverso

Cruz de Caravaca amuleto de tormentas anverso

Respecto a la Cruz original de Caravaca, que se encuentra en la  Basílica del Real Alcázar de la Vera Cruz en Caravaca de la Cruz (Murcia), cuenta la tradición que en ella se guarda una reliquia del Lignum Crucis encontrada por la Emperatriz Santa Elena, dicha reliquia se habría conservado en una cruz patriarcal de doble brazo (7 cm el superior y 10 el inferior) y y 17 cm de altura; una cruz que se supone fue traída a Caravaca por dos ángeles desde Jerusalén, de hecho vemos los dos ángeles representados en la base del brazo inferior. Tras la conquista de esta zona de Murcia por parte de Fernando III el Santo a los musulmanes en el s XIII esta Cruz se convirtió en símbolo y talismán contra nuevos ataques sarracenos. Posteriormente la protección de la Cruz se asignó a la orden del Temple y luego a la de Santiago. Al amparo de esta devoción surgieron en la zona numerosos conventos y una gran veneración por la Cruz, como podemos ver todos los años en la fiesta en honor de la cruz del 1 al 5 de Mayo, o cada 7 años cuando tenemos un Año santo In Perpetuum de la Vera Cruz de Caravaca (el próximo será en 2017).

Cruz de Caravaca amuleto de tormentas reverso

Cruz de Caravaca amuleto de tormentas reverso

Como anécdota histórica cabe decir que en 1934 fue robada la reliquia original en el interior de la cruz, no sabiéndose nunca quienes fueron los autores del robo y no habiéndose recuperado. En 1945 Pio XII concedió a Caravaca de la Cruz un nuevo fragmento de la Vera Cruz para que fuera contenido por el relicario.

Detalle lateral de la cruz de tormentas

Detalle lateral de la cruz de tormentas

Volviendo a las cruces que aquí exponemos, hemos de indicar que fueron adquiridas en la web antes mencionada dónde nos indicaron que los moldes que se usan son los originales por lo que se puede apreciar que en las reproducciones de ahora se ha perdido cierto detalle. Son piezas realizadas en bronce o aleación de bronce que, se supone, aunque no hemos tenido ocasión de comprobarlo, se abren cuando se avecina una tormenta. De hecho en las fotografías de más detalle se aprecia como se componen de dos perfiles metálicos unidos por el lado inferior por un remache y en la parte superior una argolla historiada. Hemos de tener presente que pertenecen a una larga tradición y se insertan dentro de los amuletos de tradición española que integran lo religioso en la superstición protectora, como pueden ser los dijes que se ponía a los bebés para evitar el mal de ojo o las higas de azabache que por otro lado tenían una virgen o un Apóstol Santiago.

Otra cruz de Caravaca contra tormentas

Otra cruz de Caravaca

Finalmente tenemos entendido que regalar una Cruz de Caravaca es tradición, al menos desde que se regaló a Santa Teresa, pero probablemente mucho antes, como símbolo de paz y amor entre los hombres, y una vez más considerándolo un buen amuleto en principio contra todo tipo de males y en particular contra el mal de ojo.

This entry was posted in Artesanos, Citas importantes, Eventos y tradiciones populares and tagged , , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to La Cruz de Tormentas de Caravaca

  1. Que bonita cruz, me encanta.
    Gracias por contarnos su historia.
    Saludos al blog.

  2. javier says:

    Hola a mi me gustaria saber la explicacion cientifica, de por que se abre en las tormentas.

    • PyM says:

      Buenos días
      Como decíamos no hemos sido capaces de reproducir este fenómeno. Tal vez deberías contactar con los artesanos que las hacen, tal vez te puedan dar más datos, pero creo que se trata más de superstición que otra cosa.
      Un saludo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *