Reaprovechando corambres. Botería Julio Rodríguez de Madrid.


La bota que presentamos hoy, podría ser en apariencia una más de las que se siguen fabricando, aún más si nos fijamos en que ni lleva marca del artesano. Pero una particularidad la distingue del resto y es su cosido exterior, una característica que podría hacer pensar que es poco idónea por falta de estanqueidad para su uso con líquidos, pero que tiene su explicación en el tipo de bota que nos ocupa.

Bota de reaprovechamiento de odres y otras pieles. Botería Julio Rodríguez.

Bota de reaprovechamiento de odres y otras pieles. Botería Julio Rodríguez.

Todo pellejo para contener líquidos (sea bota u odre) se cose por la cara de la piel que tenía pelo para posteriormente ser vuelto y quedar la costura en el interior. Se suele hacer con hilo encerado para evitar que el hilo se vaya empapando con el líquido y sea impermeable, sin embargo la bota que hoy nos ocupa tiene el cosido exterior, esto es porque en origen se realizaban estas botas con el material de odres y pellejos que se habían quedado inservibles, rotos o perforados, como cuando acometió contra ellos Don Quijote al confundirlos con el gigante Pandafilando en la venta en la que pernoctaba. Era un modo de optimizar los materiales y reaprovecharlos en un nuevo uso, esto entonces era simplemente un recipiente de segunda, pero hoy tiene un valor añadido por su complejo trabajo. Algo así como una tinaja lañada, por su valor etnográfico y lo curioso que resulta su trabajo. Trabajar con una piel que ya había estado empegada resultaba realmente muy dificultoso, y el tipo de cosido a mano (una máquina de coser no podía coger tantas piezas de tanto grosor) era y es muy trabajoso. Hoy son botas que resultan más caras que las normales dado que el valor de los objetos no viene ya determinado por el de las materias primas (que en proporción a épocas anteriores ha bajado) si no el valor de la mano de obra que realmente al llevar un mayor trabajo con menores posibilidades de automatización es más caro.

Remate de cosido del culo de la bota.

Remate de cosido del culo de la bota.

Las botas como estas hoy en día Julio Rodríguez las acomete por lo general por encargo o con fines etnográficos, son una demostración de su gran pericia, ya no se parte de un odre usado y por tanto de una pieza empegada, porque no tendría sentido, dado que como hemos dicho hoy por hoy lo que encarece un producto artesano es la mano de obra. Por la dificultad de su cosido su precio puede triplicar el de una bota normal, dado que tiene mayor trabajo que cualquier otra. Apreciamos por tanto una pieza fruto de la pericia del pasado, cuando reaprovechar todo era prioritario y nada que valiera la pena acababa como desecho.

Detalle lateral de una bota de Botería Julio Rodríguez Madrid

Detalle lateral de una bota de Botería Julio Rodríguez Madrid

Este tipo de labores nos ofrecen una reflexión acerca de la actual sociedad de consumo, del “usar y tirar” de la obsolescencia programada, que si bien es un síntoma de crecimiento y desarrollo también nos ha conducido a la actual crisis económica y a un menor compromiso con el medio ambiente y por tanto a la crisis ecológica que producen nuestros actuales residuos. Nos habla del hombre humilde que comulga con su entorno y se nutre del medio a la par que lo respeta, máximo provecho con máximo respeto.

Julio Rodríguez Calle del Águila 12 28005 Madrid. Teléfono 913 656 629

This entry was posted in Arte pastoril, Artesanos, Boteros and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Reaprovechando corambres. Botería Julio Rodríguez de Madrid.

  1. Jose Antonio Maldonado says:

    Por favor pasadme el precio de una bota de 1 1/2 litro.
    Gracias,
    Jose Maldonado

    • PyM says:

      Estimado Jose Antonio
      No somos una página de ventas. en el propio Post puedes ver la dirección de la botería y ponerte en contacto con ellos. Un saludo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *