Los candiles de garabato de la provincia de Badajoz


En nuestra colección contamos con dos candiles de Badajoz, uno de Flores Cortés de Don Benito (que aparece en las fotografías) y otro de Teodomiro de Zalamea de la Serena. Son dos de los fabricantes que en la actualidad siguen produciendo este elemento que en el pasado alumbró tantas casas. En concreto nos ocupa el candil de garabato, en este caso de chapa de acero, que se define por componerse de dos vasos concéntricos con pico, en el interior se situaba el aceite y la torcida para alumbrar, el exterior servía para que rebasara el líquido si era necesario, termina en un hierro plano que a su vez se engancha a lo que la RAE define como garabato: “Instrumento de hierro cuya punta forma un semicírculo. Sirve para tener colgado algo, o para asirlo o agarrarlo.” El vaso interior se conoce como candila o candileja y es extraíble para poder limpiarse o para separar en dos candiles el que tenemos.

Candil de garabato con una piquera

Candil de garabato con una piquera

 

El material que se ha usado tradicionalmente para combustible ha sido el aceite de oliva, siendo en raras ocasiones sustituido por otras grasas, la mecha que se coloca se llama torcida y suele componerse de algodón u otra fibra que se tuviera a mano, incluso trapos viejos torcidos de forma que conformaran una mecha. El que hemos fotografiado de nuestra colección tienen solo una piquera o pico pero los hay de hasta cuatro (como enseñamos de hojalata con el hojalatero de Huéscar) para poder colocar mayor número de mechas y aumentar la luminosidad, dado que hemos de tener presente que la luminosidad de un candil es similar a la de una vela, y además producen bastante humo que solía ennegrecer las paredes que tenían alrededor, y un fuerte olor a aceite quemado.

Candileja y candil del candil de garabato

Candileja y candil del candil de garabato

La palabra candil tiene origen árabe que a su vez tenía origen romano, como indica la RAE Del ár. hisp. qandíl, este del ár. clás. qindīl, y este del lat. candēla” de hecho el candil tal y como se ha usado durante siglos en la Península fue introducido por los árabes con la lucerna de piquera, aunque previamente la iluminación se llevara a cabo con dispositivos similares como son las lucernas romanas o lámparas de aceite.

El candil de garabato de Flores Cortés (Don Benito)

El candil de garabato de Flores Cortés (Don Benito)

Se trata hoy en día sin duda de un elemento muy decorativo que nos recuerda la trémula luz de subsistencia que hasta hace no mucho ha sido necesaria en los pueblos de España y ha sido tan socorrida para pastores, cuadras y viviendas que han tardado en tener luz eléctrica. En nuestra imagen mental el candil está fuertemente ligado a la vivienda troglodita o vivienda en cuevas, esas cuevas que precisamente tenían las paredes ennegrecidas por el humo de los candiles.

Flores Cortés: Polígono Industrial San Isidro C/Marinegra 5, 06400 Don Benito Badajoz 924810915 http://www.florescortes.es/

Cuchillería Teodomiro: Calle de la Fuente, 165, 06430 Zalamea de la Serena, Badajoz 924775342 www.cuchilleriateodomiro.com/

This entry was posted in Arquitectura popular, Arte pastoril, Artesanos and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Los candiles de garabato de la provincia de Badajoz

  1. Un blog curioso y lleno de cosas interesantes que nunca deberían de perderse, es una bonita forma de de ayudar a que perduren. Saludos.

    • PyM says:

      Muchas gracias! si sabes de cualquier artesano o actividad tradicional cuéntanos siempre estamos ávidos de conocimiento
      Un saludo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *