Latoeiro (hojalatero) de Sendim


En Famidouro en Miranda do Douro (Portugal), hace unos años, compramos unas piezas a este latoeiro (hojalatero) que conserva el sabor de su tradición a golpe de trabajo e imaginación, como podemos ver en la original pieza que parte de una bombilla de filamento para hacer una lámpara de aceite. Es un artesano ingenioso que lamenta ver como su tradición en su país la siguen solo unos pocos y parece que está cada vez más está en extinción.

Dos piezas del latoeiro (hojalatero) de Sendim

Dos piezas del latoeiro (hojalatero) de Sendim

La labor de la lata (hojalata) de este artesano en ocasiones la acababa con una imprimación con pintura de minio para evitar los desperfectos y la oxidación, porque, pese a que muchos de los que amamos los objetos artesanos aceptamos su comportamiento respecto al tiempo y la oxidación natural, a mucha gente, según nos dijo, no le gusta, por lo que opta por proteger sus piezas pintándolas, aunque con cierta distancia apenas se note. En ocasiones el artista troquela su nombre en una pequeña chapa, pero queda ilegible por las capas de pintura plateada.

Bombilla reciclada en lámpara de aceite

Bombilla reciclada en lámpara de aceite

Como en otras ocasiones hemos comentado la conservación de la hojalata es compleja puesto que reacciona mal a la humedad y a los ácidos oxidándose con velocidad especialmente en las zonas donde se ha soldado, dado que para la soldadura se usa un ácido y no siempre queda perfectamente limpio. Por otro lado el gran enemigo de la hojalata es la humedad que en ocasiones hace que quede atacada con pequeños puntitos.

Detalle del farol de hojalata

Detalle del farol de hojalata

Me gustaría resaltar una vez más el ingenio de este artesano, como ha usado un imperdible en el farol para lograr fijación pero también puede ser usado para sacar la mecha; y cómo ha tenido la increíble idea de usar una lámpara incandescente ya rota para volver a dar luz, si se mira en detalle, ha separado la rosca de la bombilla de forma que se puede introducir el aceite y creado un soporte para que apoye en su bulbo de cristal, por lo que con una mecha y aceite esta bombilla dará muchas más horas de luz. Una solución ingeniosa con elementos sencillos a su alcance es una fórmula típica del mundo rural y de la reutilización, que seguramente es el auténtico sentido de la ecología más que el reciclaje. Como en otras ocasiones lamentamos no conocer el nombre de este artesano y su dirección para poder proporcionarlas, pero seguro que dirigiéndose a Sendim se podrá encontrar.

This entry was posted in Artesanía en hojalata, Artesanos, Ferias de Artesanía and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *