El Jabón de Sosa o Jabón de la abuela


Participando en las Jornadas para la recuperación de las tradiciones de Neila, tuvimos ocasión de ver como se realizaba el jabón de sosa, que ya en varias ocasiones hemos realizado nosotros mismos en casa dado que se trata de un trabajo accesible que ofrece excelentes resultados. En esta ocasión vimos como se realiza el jabón con sebo y otras grasas de origen animal, propias del aprovechamiento de recursos en el medio rural, dado que el ganado deja este tipo de grasas. En nuestro caso solemos hacerlo con los restos desechados de los aceites domésticos, especialmente de oliva. En el caso del sebo es necesario calentar el agua y disolver el sebo bien, en el caso de los aceites va a ser suficiente con la temperatura que nos va a proporcionar la sosa cáustica cuando reacciona con el agua.

Mezclando el jabón de sosa

Mezclando el jabón de sosa

Vimos así mismo como se realizaba la colada tradicional, con jabón de sosa (no me gustaría echar a un río jabón industrial) y tabla de lavar, en este caso para lavar la lana recién esquilada. En estos casos, para que fuera más cómodo el jabón iba cortado en grandes tacos que permitían agarrarlo mejor a la hora de hacer la colada. Posteriormente la ropa se secaba al sol para efectuar el blanqueado.

Colada en el rio con tabla de lavar y jabon de sosa (Neila)

Colada en el rio con tabla de lavar y jabon de sosa (Neila)

La receta que usamos en casa para el jabón es la siguiente: primero hay que tener listo un barreño o balde alto, bastante más alto que el líquido que vamos a hacer puesto que si salpica mientras se hace puede corroer, tengan presente que se trata durante el proceso de sosa aún activa hasta que reposa el jabón unas semanas, el balde recomendamos que sea de plástico resistente de un color neutro, puesto que es lo único que podemos estar seguros que no va a devorar la sosa, el color mejor blanco o similar dado que la sosa podría atacar y teñir el jabón. Necesitamos también un palo de madera para revolver, una vez más no vale si es metálico puesto que podría alterar las propiedades; hemos de colocarnos en un lugar bien ventilado lejos de niños y mascotas y proteger nuestra piel y nuestro suelo alrededor, si somos particularmente sensibles será bueno que lo hagamos con mascarilla. Como molde hay quien usa tetrabrick cortados, o bien cajas de madera forradas de plástico, o un molde de plástico cualquiera, basta mirarse un poco alrededor y ver que nos puede servir. Las medidas que usemos han de ser precisas y seguir la siguiente proporción por cada 6l de aceite 1Kg de sosa cáustica (en escamas o en perlas) y 6l de agua (manteniendo la proporción se puede aumentar o disminuir las cantidades, normalmente nosotros hacemos la mitad), será mejor depurar bien el aceite que se ha usado normalmente para freír, puede hacerse con una estameña o un colador fino con papel de cocina, o unos filtros de papel de los de máquina de café por goteo, así el jabón nos saldrá más fino. Para elaborar el jabón empezamos por medir el agua a la que añadimos la sosa y empezamos a remover para su total disolución, notaremos si tocamos el balde que empieza a calentarse la mezcla, en este momento empezamos a echar el aceite en hilo para no salpicar y lo seguimos mezclando, ojo cuando mezclemos, como si se tratase de una mayonesa hay que batir siempre para el mismo lado, es un trabajo largo por lo que es mejor hacerlo mínimo entre dos personas. Ahora solo hay que seguir mezclando durante aproximadamente 2 horas, aunque depende de factores como el calor que haga, los aceites usados, el tiempo de mezcla, lo que es seguro es que hay que mezclar hasta que tiene la consistencia de una bechamel para croquetas, o bien cuando al sacar el palo de la mezcla y dibujando sobre la misma se queda el hilo dibujado encima, ese es el momento de verter en el molde. Dejaremos que seque en el molde durante mínimo 48h-72h hasta que tenga un cuerpo que permita sacarlo para cortarlo, en esta fase es fundamental usar guantes dado que la sosa sigue activa y proteger bien el área donde vayamos a cortar, una vez cortados hay que ponerlos a secar, solemos usar una manta vieja en que lo envolvemos y dejamos mínimo 3 semanas. Si en la fase de secado vemos que ha aflorado una fina película blanquecina, como de micro cristales, ha sido por exceso de sosa, simplemente hay que tener la precaución en tal caso de lavar los jabones antes de usarlos para quitar esa película.

Jabón de sosa secando

Jabón de sosa secando

Por su composición es un jabón altamente eficaz en las manchas de grasa y su uso no tiene porqué limitarse al lavado de manchas persistentes, por un lado nosotros lo usamos disuelto en la lavadora, solo o como refuerzo de otros detergentes, también es excelente en el lavado del suelo y las paredes de la cocina así como de ollas engrasadas simplemente disolviéndolo con calor en agua. Por otro lado si se le añaden esencias puede ser un excelente jabón de tocador. En casa para disolverlo usamos un pequeño truco, ponemos en un vaso la cantidad que vayamos a usar rallada, con agua en el microondas unos segundos, lo revolvemos y listo para la lavadora o fregar la cocina.

Se trata de una técnica tradicional de aprovechamiento que nos permite el ahorro y reciclado de elementos domésticos ademas de ofrecernos la oportunidad de trabajar con nuestras propias manos.

This entry was posted in Artesanía de la lana, Materiales, Recetas and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to El Jabón de Sosa o Jabón de la abuela

  1. Pingback: La tabla de lavar. Un sistema olvidado para limpiar la ropa | Artesanía Ibérica

  2. Pingback: La Tienda de Antaño, una abacería en los Arribes de Duero (Fermoselle) | Artesanía Ibérica

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *