Las cucharas y cubiertos de Felipe, el pastor de Pirineos


Dentro de la tradición artesana de la Península, en particular en la zona de Pirineos que nos interesa Ainsa (en concreto Sinués), el pastoreo siempre ha tenido una función fundamental, además de unificar técnicas de distintos lugares a través de la Mesta y la trashumancia ha posibilitado unas formas de artesanía normalmente ligadas a lo portátil, dado que tenían que ser labores que se pudieran llevar a cabo durante las largas jornadas vigilando el rebaño, a ser posible trabajos que se hicieran con una navaja y un trozo de madera o hueso o incluso cuerno.

Bodegón de cucharas del pastor Felipe

El artesano, Felipe, al que nos referimos es de la región de Aragón, concretamente en la provincia de Huesca y lo encontramos casi por arte de magia: en un viaje hace unos años por el Pirineo Oscense, localizamos gracias a una Guía de Anaya que era posible que en un pueblo llamado Sinués hubiera un pastor que hacía cucharas, y allá que fuimos… En el pueblo fuimos preguntando hasta que dimos con su casa, de primeras no lo encontramos pero esperamos sentados en el poyo junto a su casa y al rato su perro nos encontró antes que él.

Conocer a Felipe fue un placer y nos dio la oportunidad de ver su trabajo y comprar algunos cubiertos y cucharas de boj.

Cuchara y tenedor sencillos

Vimos como trabajaba con navaja (en concreto una sencilla navaja de Pallarès de la Solsona, muy habitual entre las gentes del campo por su excelente relación calidad-precio) y remataba el trabajo a veces con lija y otras con vidrio. Trabajaba en vilo sin grandes maquinarias con maderas del entorno del Pirineo provenientes no de tala del árbol si no de desbrozar el arbusto del boj. Se trata el boj de una madera especialmente dura y adecuada para el trabajo de cucharas dado que no se agrieta más que raras veces y luego acepta muy bien ser usada para cocinar como para comer.

Cuchara con Mano y flor

Las cucharas pastoriles solían realizarse con el fin de ser usadas por los propios pastores en el campo para comer el rancho que se ponía en el centro y se compartía, en otras ocasiones se decoraban con esmero para realizar regalos, en esas ocasiones se repiten, como en todo el arte pastoril, generalmente patrones decorativos que conocen bien como el vegetal (que vemos en una de las cucharas), animal (que vemos en el tenedor) geométrico, y todo aquello que el entorno pudiera sugerir.

Detalle de tenedor y cuchara decorados

Años después hemos encontrado pocas referencias a su labor artesana, creemos haber encontrado alguna en la página web del propio pueblo, otras en un texto universitario, y por último en unas piezas de artesanía musical de una web institucional de Aragón.

 

This entry was posted in Arte pastoril, Artesanía en Madera and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *